CONSUMO DE ALCOHOL

El consumo de alcohol es muy frecuente entre jóvenes que han presentado una psicosis. A continuación, te compartimos algunos aspectos que podrían ser importantes a la hora de decidir beber o no. Lo más importante es que te puedas informar para tomar la mejor decisión para tu salud física y mental.

¿De qué depende el efecto que el alcohol pueda tener en mí?


El efecto del alcohol en tu cuerpo dependerá de muchos factores: cuánto pesas; qué tan sano te encuentras; qué tan frecuentemente bebes; el ánimo que tienes al momento de beber y el entorno en que lo haces (personas y lugares). A esto hay que agregar las interacciones que el alcohol pueda tener con medicamentos que las personas estén tomando, sobre todo si están ya en tratamiento para alguna condición de salud mental.




Si he experimentado un episodio de psicosis, ¿Puedo tomar alcohol de una forma segura?


NO se recomienda el uso de alcohol si es que estás usando algún psicofármaco o si estás en tratamiento por un episodio de psicosis. Medicamentos como las benzodiazepinas (Ej. Clonazepam, Lorazepam, alprazolam, entre otros) o los antipsicóticos (Ej. risperidona, olanzapina, clozapina, quetiapina, etc.) pueden potenciar el efecto hipnótico del alcohol o hacer más impredecible otros efectos que se puedan generar.

En caso de que de todas maneras quisieras usarlo, te sugerimos siempre conversarlo antes con el equipo de profesionales de salud mental que acompañe tu tratamiento.




No estoy en tratamiento de salud mental ni tampoco he presentado síntomas de psicosis. ¿Qué podría ser un “beber normal” para mí?


Es posible consumir alcohol sin que este tenga consecuencias negativas sobre la salud física y mental. El Consumo Controlado de Alcohol (CCA), es una forma de beber alcohol que reviste un mínimo riesgo para producir efectos tanto agudos (accidentabilidad, intoxicación) o crónicos (deterioro hepático, cerebral). Existen ciertos parámetros internacionalmente acordados y científicamente validados, que establecen qué y cómo sería un CCA.

En el CCA el tema central es el “control de la alcoholemia”, vale decir, tener un modo de beber alcohol que permita mantener la alcoholemia bajo 0,5 % (miligramos de alcohol etílico por 100 mililitros de sangre). Se establecen algunas normas básicas en cuanto a cantidad:

  • Hombres: no más de 3-4 “tragos” por evento.
  • Mujeres: no más de 3 “tragos” por evento.

Un “trago” es:

  • 330 ml de cerveza (una lata)
  • 150 ml de vino (una copa mediana llena)
  • 45 ml de licor destilado (equivalente a un combinado o un whisky simple)

La recomendación para un CCA es tomar un trago cada 45 minutos, como velocidad mínima de consumo. Esto da tiempo al hígado de metabolizar el alcohol ingerido, antes de seguir bebiendo. Además, se recomienda evitar el consumo solitario, dejándolo sólo para reuniones e instancias sociales.

Si tu consumo de alcohol es más excesivo que lo que acabamos de describir, podrías presentar un consumo que alcanza un nivel de abuso (francos problemas secundarios, de tipo laboral, legal, familiar, o uso en situaciones de gran riesgo hacia si u otros) o de dependencia (con síntomas de dependencia física al alcohol). Es muy importante que el consumo de alcohol sea controlado por ti y no que que alcohol controle tu consumo.

Puedes obtener más información en torno al consumo de alcohol en:

www.neveria.cl

www.tomoelcontrol.cl

www.headspace.org.au





Te invitamos a revisar también las siguientes notas

logo-horwitz-en-blanco.png

Programa de intervención Temprana en Psicosis. 

- Unidad de Primer Episodio Psicótico (Sector 1).

- Unidad de Seguimiento Comunitario.  

Instituto Psiquiátrico Dr. José Horwitz B.

Avenida La Paz 841, Recoleta

Santiago, Chile